Cómo saber si te miente 🤥

Cuando contamos mentiras podemos controlar nuestras palabras. Sin embargo, no podemos controlar nuestros reflejos y expresiones. Chicas, por más experto que ellos sean…🧐 cómo ser humanos no tenemos esa habilidad.

Si quires saber lo que realmente piensa sobre algo 👀 observa su primera expresión. Cuando recibimos información nueva no podemos controlar nuestra expresión facial de manera inmediata. Después de unos segundos nos ajustamos y cambiamos nuestra cara para demostrar lo que queremos transmitir, en lugar de lo que realmente sentimos. Por eso, lo que realmente piensa esta en la primera mirada (question de segundos) cuando le diste la información. El resto es parte de su ensayo…


Otra manera es poniendo atención a las palabras. Cuando realmente estamos inmersos en una relación y tenemos planes para el futuro, usamos pronombres como “Nosotros” cuando hablamos de la relación. Por ejemplo: nosotros fuimos a la playa, queremos viajar, estamos enamorados, ayer nos reímos. Son frases que incluyen a los dos y se usan cuando hay una relación verdadera y una cercanía entre las dos personas. Cuando usamos pronombres como “Yo, Él, Ella” definitivamente no tenemos una cercanía emocional con la otra persona. “Él me llevo a su casa”, “yo lo invité a comer” no son más que frases que se usan cuando queremos marcar un espacio emocional entre ambas partes. Si tu amiga te cuenta algo y empieza diciendo: Nosotros fuimos al cine, comimos, luego el me llevó a bailar. Puedes asumir por seguro que ella no quería ir a bailar u ocurrió una disputa entre comer e ir a bailar.

Hay muchas técnicas para aprender cuando una persona miente. Pero recuerda… todos somos diferentes 🙃🙃🙃 pero parecidos 😉.

Que nos digan locas

Que nos digan locas, déjalos que nos digan locas.

Locas porque amamos, trabajamos, estudiamos, somos madres, hijas y hermanas. Si es por eso… que nos llamen locas.

Que nos digan locas porque somos fuertes, independientes, inteligentes, raras, grandes, únicas. Que nos llamen locas.

Las locas que pasamos página, que no soportamos maltrato, que no permitimos que nos humillen. Locas que no somos de nadie, que no debemos nada…. sí! Estamos locas.

Somos las mujeres nuevas, las feministas, las ingenieras, las doctoras, las mecánicas, las bailarinas, las maestras, las psicólogas, las locas.

Que digan que somos locas porque no permitimos que nos pongan etiquetas, que nos dividan entre gordas o flacas, lindas o feas, grandes o chiquitas. Nosotros somos mujeres. Sin etiqueta, sin precio, sin costo, sin mercado….

Somos las locas del hoy, que nunca antes han estado mas cuerdas.

Sinceridad o maltrato?

Ser sincero puede traer muchos beneficios cuando se practica con las personas correctas. Existen dos tipos de sinceridad: la positiva y la sádica. Cuando somos sinceros de manera positiva, construimos relaciones hermosas con otras personas. Sinceridad positiva incluye decirle a otros lo que pensamos con respeto y compasión. Por ejemplo decirle a un amigo que no te gustó en la manera que te habló y que no lo vuelva a hacer, decirle a tu pareja lo que te molesta, o hablar con tu jefe sobre tu inconformidad con tu salario. Todos estos ejemplos pueden producir efectos positivos, siempre y cuando el receptor está apto para aceptar críticas constructivas. Sinceridad sádica es cuando decimos cosas que son verdad pero que no nos corresponde decir. Decirle a una persona que está gorda no produce ningún tipo de evento positivo. Ya esa persona lo sabe y además no es de nuestra incumbencia. Decirle al ciego que es ciego significa recordarle lo que tanto le duele, decirle al loco que es loco incrementa su locura y hablarle al débil sobre su falta de carácter solo debilita la poca fuerza que le quedaba. Por eso cuando vamos a decir algo debemos preguntarnos primero si estamos produciendo algo positivo. Si la respuesta es no, pues guardémonos los elementos, porque lo que para unos es sincero, para otros es maltrato.

Todos hemos perdido

Featured

Todos en la vida hemos perdido algo que queríamos mucho. Lo perdimos por tres cosas: por no cuidarlo, porque no nos cuidaron, o simplemente por eso que llamamos “destino”. Todos, absolutamente tenemos al menos un dolor, una pérdida y una derrota. Siempre hay alguien que se fue, que no está, y que quizá no vuelva.

Puede pasar el tiempo y no acordarnos; sin embargo una fecha, un lugar, o incluso un olor nos regresa el pasado. Entonces, todos los momentos que compartimos juntos nos vienen a la cabeza como si fueran una película. Cerramos los ojos y tratamos de dibujar su forma, su cara, cada detalle. Pero la mente es sabia, nos bloquea recuerdos que nos duelen. Hay muchas imágenes, muchas personas y muchas memorias que simplemente no podemos completar. Nos hacemos un rompe cabezas y justo cuando logramos armarlo casi completo, hay fichas que no encontramos y que nunca más vamos a encontrar.

Ahora cierra los ojos y en lo primero que pienses será lo que más extrañas. Para algunos es una casa, un auto, un momento; para otros un país y para la mayoría es una persona. Trata de dibujar completamente eso que extrañas, sin olvidar un detalle. Ahora dime si lo lograste. Por supuesto que no, te aseguro que a tu rompecabezas, le faltan piezas….

No te compares

No te compares porque la vida pesa bastante como para ponerle más peso encima.

No compitas porque no vale la pena.

No te compares con otros, porque nadie es suficientemente perfecto para ser tomado como parámetro de comparación.

No compitas porque eres grande y la grandeza no se negocia.

Venimos a vivir, a soñar, a reírnos hasta que nos salgan arrugas. Venimos a ser libres, ser amados, ser entendidos y respetados tal y como somos.

No importa si el vecino es más fuerte, si tu prima es más inteligente, si la ex es más alta, si tu amiga es más linda. ¡No importa! No te compares, no te juzgues, no te enfrentes a los demás porque a los demás solo tienes que amarlos. El peor error que cometemos es compararnos porque nos pedimos cosas que no podemos dar.

Tu única línea de comparación tiene que ser la persona que fuiste ayer, y esa que estas creando para mañana. Asegúrate de mejorar, de crecer, de vivir plenamente, de cambiar. Pero todas esas cosas hazlas por ti, solo por ti.

¡No te compares! Todo lo que necesitas, esta dentro de ti. Que no te presten belleza, no mendigues inteligencia, no te odies, no seas duro contigo.

¡Es sencillo, no te compares!

Técnicas para reducir la depresión

A veces nos sentimos extremadamente tristes, rehusamos salir de nuestro apartamento, y siquiera queremos responder una llamada. A continuación, incluyo 11 consejos para reducir la depresión y ser un poco mas feliz (incluso durante días grises):

  1. Pintar: Visita una tienda de herramientas para pintar y comprar algún conjunto. Tus pinturas van a ser tristes y feas, pero será muy divertido ver el resultado y además, olvidarás tus problemas por un tiempo.
  2. Escribir: Si eres anticuado escribe una carta y si prefieres las redes sociales escribe un correo electrónico. Es tan emocionante reconectar con viejos amigos, familiares, y conocidos (por favor, no le escriba a su ex). Pasarás tiempo escribiendo la carta, te hará feliz y estarás horas o incluso días emocionado esperando una respuesta.
  3. Organizar documentos importantes: Encontrarás cartas y recuerdos que impulsarán tu estado de ánimo. Además, es una buena oportunidad para deshacerte de documentos que ya no necesitas, y sentirás alivio cuando hayas terminado. Puedes colocarlos en folders y alinearlos. Si tu paciencia es suficiente, podrías incluso ordenarlos por temas u orden alfabético.
  4. Iluminar: la luz puede afectar la forma en que nos sentimos. Si es un día soleado, tenemos ganas de salir. Si es un día lluvioso, queremos quedarnos en la cama. Lo mismo pasa con nuestras habitaciones. Las tonalidades azules las solemos asociar con melancolía, compañía y amor. Sin embargo, las tonalidades amarillas y blancas suelen darnos mas fuera, positivismo y entusiasmo. Si te sientes triste, revisa tus luces y cámbialas si lo crees necesario. ¡Una nueva luz podría ser el impulso de la energía que necesita para salir de esa cama!
  5. Plantar: Pensar todo el día en tus problemas y acerca de tu persona puede ser agotador. ¿Qué tal si pensamos en algo diferente? Comprar una planta, pídela prestada, o siémbrala. Cuida de ella, preocúpate por ella, riégala todos los días, observa el progreso y finalmente…. ¡recoge los frutos!
  6. Di sí a todo: ¡Por favor, no te confundas con esta frase! Di que sí a todas las cosas que sabes que harán feliz. Si recibes una invitación de un amigo, di que sí. Si tu mamá te llama para salir juntos, di que sí. Si un compañero de trabajo te invita a tomar un café, ¡ve!

Ayer fue… Hoy es. Abre los ojos a las posibilidades.

  1. Felicítate: Todos, absolutamente todos tenemos algo especial. Sal con tus hijos, hazlos reír y dite a ti mismo: Soy un gran padre. Haz algo especial por tus amigos o familiares y repítete: ¡En que gran persona me he convertido! Baila frente al espejo, ríete de ti mismo y dite con dignidad: Lo que se esta perdiendo la televisión. Repítete una y otra vez que eres especial, hasta que te des cuenta de que en realidad: ERES ESPECIAL.
  2. Un regalo: Cómprate algo. No compres nada caro, compra algo sencillo. Puede ser una pegatina, una caja antigua, una pulsera, un chocolate, una taza, una media. En mi caso, los libros funcionan muy bien. La idea es algo sencillo, algo nuevo, algo que te haga sonreír por un rato.
  3. Ducha: Toma una ducha, lava tus problemas, renueva tus instintos, queda limpio y claro. Las duchas ayudan a relajar el alma de una manera increíble. Dicen que en el baño se toman las mejores decisiones …
  4. Hielo: Colócate un poco de hielo o agua fría en el área de la cabeza y el cuello. Para eso debes usar una toalla. Esta actividad ayuda a reducir la “temperatura emocional”, se siente relajante y es muy refrescante en esta época de verano.
  5. Café: Ve a la cafetería, pide tu café favorito y simplemente siéntate a observar. Es maravilloso ver la vida de otros como si fuera un episodio. Te vas a sentir como si estuvieras en el cine. Además, es curioso ver lo sorprendente que puede resultar el ser humano.

Bibliografía: Ideas y técnicas sugeridas por el Dr. Seth Swirsky en su guía creativa para manejar la depresión: 21 maneras para una depresión más feliz.

Libre

Sabías que estar libre no es sinónimo de estar soltero? Se puede andar solo por la vida y estar preso en un sinnúmero de conceptos, reglas y absolutismos. También se puede tener pareja y sentirse más libre que nunca. Por qué sucede esto?

Es sencillo, resulta que la libertad no es más que la capacidad y facultad del ser humano de actuar según sus valores, criterios, razón y voluntad. Por eso, no se trata de estar solo o acompañado. Siquiera se trata de la persona que tengas al lado. Libertad es la HABILIDAD que todos tenemos de ejecutar lo que realmente queremos, de expresarnos ampliamente y de serle fiel nuestros principios. Es una situación de correspondencia entre nuestro interior y nuestras acciones diarias. Es no renunciar a nosotros por complacer a otros.

Todos en algún momento hemos dejado de ser libres. No gustarte el comunismo y marchar con carteles de “Patria o Muerte” es renunciar a ser libre. Bajar la música de Bad Bunny cuando tu amigo “el intelectual” se acerca, no escoger la carrera de tus sueños porque tus padres pensaron que no era lo ideal para ti, no decirle a esa chica que lo mucho que te encanta, parar de bailar porque otros están mirando, no vestir la ropa que te gusta porque no es la moda, todos esos son ejemplos de renunciar a ser libres.

Pero la libertad es tan LIBRE, que nos da la posibilidad de perderla sin darnos cuenta, y recuperarla cada vez que estemos listos para vivir con ella. Nunca es tarde para sernos fiel y para hacer lo que realmente queremos. Nada produce mas sonrisas que la capacidad de decir lo que piensas. Aprende a vivir, toma las riendas de lo que haces y lo que dices, piensa menos en complacer y en aludir a otros. Enfócate en ti, y cada vez que tengas una decisión por tomar, hazte primero esta pregunta: Que quiero yo? y ahi y solo ahi esta la respuesta.