No te compares

No te compares porque la vida pesa bastante como para ponerle más peso encima.

No compitas porque no vale la pena.

No te compares con otros, porque nadie es suficientemente perfecto para ser tomado como parámetro de comparación.

No compitas porque eres grande y la grandeza no se negocia.

Venimos a vivir, a soñar, a reírnos hasta que nos salgan arrugas. Venimos a ser libres, ser amados, ser entendidos y respetados tal y como somos.

No importa si el vecino es más fuerte, si tu prima es más inteligente, si la ex es más alta, si tu amiga es más linda. ¡No importa! No te compares, no te juzgues, no te enfrentes a los demás porque a los demás solo tienes que amarlos. El peor error que cometemos es compararnos porque nos pedimos cosas que no podemos dar.

Tu única línea de comparación tiene que ser la persona que fuiste ayer, y esa que estas creando para mañana. Asegúrate de mejorar, de crecer, de vivir plenamente, de cambiar. Pero todas esas cosas hazlas por ti, solo por ti.

¡No te compares! Todo lo que necesitas, esta dentro de ti. Que no te presten belleza, no mendigues inteligencia, no te odies, no seas duro contigo.

¡Es sencillo, no te compares!