Las personas no están enojadas, las personas están heridas.

Tendemos a juzgar a los enojones que nos encontramos en el camino. Decimos que son pesimistas, amargados, pesados, poco sociables y una serie de adjetivos más. Sin embargo, que dice la Psicología sobre estas personas. 

Si las personas se presentan irritables significa que extrañan a alguien. 

Cuando en una relación una de las partes se pone bravo(a) por el mas mínimo motivo, significa que el motivo real del enojo es tan grande, complicado o difícil de tratar que el subconsciente lo oculta para no enfrentarlo. 

Cuando alguien es demasiado serio, amargado y “pesado” significa que esa persona ha sufrido mucho. Las personas no tienen “genio”, las personas tienen dolor no canalizado.